MI halo de melancolía…

MI halo de melancolía…

Como todos últimos días del año despierto, como una gran mayoría, con la necesidad de hacer balance de lo que ha sido para mi el 2013. Afortunadamente lo primero que esto quiere decir es que el resto de necesidades básicas las tengo cubiertas, por lo que doy gracias hoy y cada día cuando me levanto: tanto mis hijas como yo tenemos salud, un bonito piso con potente calefacción para el invierno, una maravillosa piscina en la que refrescarnos en verano, y una nevera llena (y si no hay un super a 15 metros)

Empiezo reprochándome que en el 2013 tan sólo he escrito dos entradas en este blog, lo cual, obviamente, no quiere decir que no haya reflexionado sobre muchas más cosas, pero si indica que me he dejado llevar por la pereza y que no he conseguido obtener unas conclusiones firmes sobre aquello que he reflexionado. Ésto se debe, en parte, a que tras más de dos años de superación y crecimiento personal intenso, de duro trabajo para romper mis creencias limitantes y modificar una forma de vida que no encajaba con mis valores, el año 2013 ha supuesto un descanso, una balsa en la que mecerme, un “dejarme querer”… y eso se paga ¡claro!… ¿como “engancha” la “zona de confort”, verdad?

Este año me he relajado enormemente al calorcito del cariño de mis amigos, de la protección de mis padres y de la sorpresa de un reconocimiento laboral inesperado.

Tan sólo la efervescente adolescencia de mi hija mayor ha puesto un punto de inflexión en esta balsa de aceite, y es que mi hija mayor debe haber sido ingerida por un monstruo que ha transformado sus mimos y cariñitos infantiles por gritos, faltas de respeto y acné… pero pasar a tomar conciencia de la realidad del mundo de los adultos no debe ser nada fácil…

Hoy, último día del 2013, me despierto con un halo de melancolía que me deja perpleja, una especie de frío, vacío y soledad. Es como si observara el “mapa de afectos” de mi existencia con una sensación de irrealidad, mezclando decepciones con ilusiones. Como coach sé que debo desterrar estos pensamientos y buscar una línea más pragmática, enfocada a los objetivos y a la acción, pero eso supone un esfuerzo y como ya he dicho, la tendencia del año ha sido la de dejarme llevar por ese relax de dejarme querer, de que me cuiden. Soy un ser humano y no soy perfecta, así que tampoco seré muy dura conmigo por ello, simplemente me lo permito y me pongo como objetivo para el 2014 el cambiar esa tendencia y trabajar en seguir creciendo, ¡que ya está bien de vaguear en algo tan importante para mí como yo misma!

Como conclusión me llevo que no hay que dejar nunca de trabajar nuestro mundo interior, de realizar ese intenso esfuerzo de crecimiento personal. Sé que dejarse querer por el exterior aporta una maravillosa sensación de bienestar pero, desde mi punto de vista, nuestro principal amante debemos ser nosotros mismos. Si no cuidamos nuestro interior, esa llama que constituye nuestro ser único y valioso, podemos quedarnos desarropados de repente y despertar con una sensación de frío, vacío y soledad muy parecida a la que hoy me invade.

Gracias 2013 por haberme dejado sentirme arropada, cuidada y querida. Al 2014 le pido que siga conservando mi salud y la de mi familia y amigos, y que no me deje olvidar que estoy en esta vida para dar lo mejor de mi misma, que no puedo conformarme con menos.

¡¡¡Salud y nuevos logros para todos!!!!!!!

El tránsito de Romina

El tránsito de Romina

Desde que conocí a mi amiga Malena, me habló mucho de Romina, de su carácter, de lo importante que era para ella tenerla en su vida. Paseaban, comían, jugaban y pasaban largos ratos haciéndose compañía. Se querían.

Hace poco más de un mes detectaron un tumor a Romina, y la cosa pintaba mal. Al parecer era un tipo de tumor que en muy poco tiempo se extendía por varios órganos del aparato digestivo, generando fuertes hemorragias y muchos dolores. Malena estaba realmente preocupada, asumía el fin de Romina como algo inevitable, y, aunque le dolía el hecho de dejar de disfrutar de su compañía, de perderla para siempre, lo que más le preocupaba era evitar su sufrimiento, evitarle el dolor.

Los especialistas le dijeron que lo mejor era mantener revisiones periódicas y muy frecuentes, con el objetivo de tener claro como avanzaba el tumor. Ayer Romina comenzó a encontrarse peor, y hoy las pruebas mostraron que definitivamente estaba llena de hemorragias a nivel interno, y que sólo le quedaba sufrir hasta que todo acabara.

Esta misma tarde Malena y su marido han podido acompañar a Romina mientras su cuerpo, gracias a una inyección letal, dejaba de sufrir y su alma comenzaba el tránsito… Romina ha podido abandonar su cuerpo sintiéndose arropada por quien le acompaño en su vida terrenal. No ha tenido dolores, no ha sufrido, y se ha marchado en paz.

Desde mi punto de vista, ha tenido un tránsito afortunado. Romina era la perra de Malena, y si hubiera sido humana seguro que habría tenido que sufrir más… porque a veces nos confundimos, y la moral nos hace perder humanidad.

El amor siempre es amor, no importa la especie.  Ahora a Malena le queda el recuerdo del cariño y la sensación de que un nuevo “ángel” la protege y acompaña, como siempre hacía Romina.

Imagen

Fin de fiestas

Ya se han acabado, llevan presentes en mi vida las últimas semanas y ¡por fin! se han acabado, y digo por fin porque su presencia resta importancia a mi presente… ¡y ya está bien!

La Nochebuena llega con toda la carga del espíritu de las navidades pasadas para hacernos creer que cualquier tiempo pasado fue mejor, disfrazando con una luz melancólica nuestros recuerdos y alejándonos de lo que verdaderamente deberíamos vivir y disfrutar, que es el presente.

Y después la Nochevieja, en la que con el nuevo año pasamos de mirar al pasado a centrarnos en los propósitos de futuro… olvidando una vez más nuestro presente, ahogándolo en brindis para poder asimilar todas las emociones que nos produce tanto viaje en el tiempo.

Desde mi punto de vista estas fiestas son un auténtico atentado contra el presente, termino que, curiosamente, es sinónimo de regalo… y así el 6 de enero sustituimos el presente por regalos, pero ya no nos hacen felices ¿verdad?, porque lo que buscamos realmente es saber disfrutar de lo único que realmente tenemos, nuestro PRESENTE.

Hoy para mí es un día de volver a mi presente y disfrutarlo, de abandonar el espejismo, porque el pasado nunca volverá y porque lo único que realmente sabemos del futuro es que será distinto, aunque lo que realmente temamos es que siga siendo igual.


carpe_diem

Vida, vacaciones, salud, amor y conciencia…

Acabo de regresar de una semana de vacaciones en una masía del siglo X en Pirineos, junto al nacimiento del rio Llobregat  (Vacaciones Humanas). Ha sido una semana de desconexión total con el mundo para conectarme conmigo misma y con la energía de todos los que allí me acompañaban.

Aún me parece increíble el nivel de energía que traigo conmigo… esta positividad y ganas de vivir plenamente todo lo que por la vida me acontezca. Iba a escribir un post para compartir mis conclusiones pero mágicamente y por casualidad (esa casualidad en la que yo no termino de creer, pues más bien es causalidad: serendipity lo llaman en inglés), me ha llegado una entrevista a un médico tibetano que recoge bastante bien la esencia de lo que he aprendido. A sus palabras sólo añadiría que, desde mi punto de vista, la mejor medicina que existe es el amor, el que ofrecemos al mundo y el que somos capaces de recibir…

ENTREVISTA A UN MEDICO TIBETANO

Cuando un paciente viene a su consulta, ¿cómo descubre cuál es su enfermedad?
Mirando cómo se mueve, su postura, la forma de mirar. No hace falta que me hable ni me explique qué le pasa. Un doctor de medicina tibetana experimentado, solo con que el paciente se le acerque a unos 10 metros, puede saber qué dolencia sufre.

Pero también escucha los pulsos.
Así obtengo la información que necesito de la salud del enfermo. Con la lectura del ritmo de los pulsos se pueden diagnosticar un 95% de las enfermedades, incluso psicológicas. La información que dan es rigurosa como la de un ordenador. Pero leerlos requiere mucha experiencia.

Y después, ¿cómo cura?
Con las manos, la mirada, y preparados de plantas y minerales.

Según la medicina tibetana, ¿cuál es el origen de las enfermedades?
Nuestra ignorancia.

Pues perdone la mía, pero, ¿qué entiende usted por ignorancia?
No saber que no sabes. No ver con claridad. Cuando ves con claridad, no tienes que pensar. Cuando no ves claramente, pones en marcha el pensamiento. Y cuanto más pensamos, más ignorantes somos y más confusión creamos.

¿Cómo puedo serlo menos?
Le daré un método muy simple: practicando la compasión. Es la manera más fácil de reducir tus pensamientos. Y el amor. Si quieres a una persona de verdad, es decir, si no la quieres solo para ti, aumenta tu compasión.

¿Qué problemas ve en Occidente?
El miedo. El miedo es el asesino del corazón humano.¿Por qué?
Porque con miedo es imposible ser feliz, y hacer felices a los otros.

¿Cómo afrontar el miedo?
Con aceptación. El miedo es resistencia a lo desconocido.

Y como médico, ¿en qué parte del cuerpo ve más problemas?
En la columna, en la parte baja de la columna: os sentáis demasiado tiempo en la misma postura. Vitalmente, tenéis demasiada rigidez.

Tenemos muchos problemas.
Creemos que tenemos muchos problemas, pero en realidad nuestro problema es que no los tenemos.

¿Qué quiere decir?
Que nos hemos acostumbrado a un nivel de necesidades básicas cubiertas, de modo que cualquier pequeña contrariedad nos parece un problema. Entonces, activamos la mente y empezamos a darle vueltas y más vueltas sin solucionarlo.

¿Alguna recomendación?
Si el problema tiene solución, ya no es un problema. Si no, tampoco.

¿Y para el estrés?
Para evitarlo, lo mejor es estar loco.

¿…?
Es una broma. No, no tan broma. Me refiero a ser o parecer normal por fuera, y por dentro estar loco: es la mejor manera de vivir.

¿Qué relación tiene usted con su mente?
Soy una persona normal, o sea que a menudo pienso. Pero tengo entrenada la mente. Eso quiere decir que no sigo a mis pensamientos. Ellos vienen, pero no afectan ni a mi mente ni a mi corazón.

Usted se ríe a menudo.
Cuando alguien ríe, nos abre su corazón. Si no abres tu corazón, es imposible tener sentido del humor. Cuando reímos, todo es claro. Es el lenguaje más poderoso: nos conecta a unos con otros directamente.

También acaba de editar un CD de Mantras con una base electrónica, para el público occidental.
La música, los Mantras y la energía del cuerpo son lo mismo. Como la risa, la música es un gran canal para conectar con el otro. A través de ella, podemos abrirnos y transformarnos: así la usamos en nuestra tradición.

¿Qué le gustaría ser de mayor?
Me gustaría estar preparado para la muerte.

¿Y nada más?
El resto no importa. La muerte es lo más importante de la vida. Creo que ya estoy preparado. Pero antes de la muerte, debemos ocuparnos de la vida. Cada momento es único. Si damos sentido a nuestra vida, llegaremos a la muerte con paz interior.

Aquí vivimos de espaldas a la muerte.
Mantenéis la muerte en secreto. Hasta que llegará un día de vuestra vida en que ya no será un secreto: no os podréis esconder.

Y la vida, ¿qué sentido tiene?
La vida tiene sentido, y no. Depende de quién seas. Si realmente vives tu vida, entonces la vida tiene sentido. Todos tenemos vida, pero no todo el mundo la vive. Todos tenemos derecho a ser felices, pero tenemos que ejercer ese derecho. Si no, la vida no tiene sentido.

Las cucarachas del garaje

Las cucarachas del garaje

El modelo de comunicación de la Programación Neurlingüística (PNL) analiza, entre otras cosas, el porqué dos personas que reciben los mismos estímulos no tienen la misma resupuesta. El motivo es porque cada uno de nosotros omitimos, distorsionamos y generalizamos la información que proviene del mundo de distitas maneras. Estos filtros con los que tamizamos la realidad se ven además alterados por nuestros valores, creencias y expectativas. Una vez realizado todo este mecanismo de filtrado nuestra mente realiza una representación interna de la realidad, y es dicha representación interna la que ejerce de base de nuestra conducta, de nuestra manera de comportarnos, de aquello que  se confunde muchas veces con nuestra forma de ser.

¿Alguna vez has escuchado la frase “las cosas son como son”? ¿o esa otra “yo soy así y no puedo cambiar”?, pues bien, ambas quedan en entredicho con la PNL. Primero porque deja claro que las cosas no son como son, sino que son como cada uno las representa después del mecanismo de filtrado; y después porque existen sencillas herramientas que nos permiten trabajar con esas omisiones, distorsiones y generalizaciones para conseguir cambiar el modo en que representamos la realidad, y asi modificar nuestra conducta, y todo ello sin dejar de ser quien somos, sino todo lo contrario, acercándonos más a nuestra esencia y permitiéndonos eliminar las creencias, valores y expectativas que nos han ido introduciendo desde nuestra niñez, esas historias que nos han hecho creer que son nuestras… ¿son tuyas?, ¿son de tus profesores?, ¿de tus padres?, ¿de la canción que tanto escuchabas?, ¿del cómic que leíste?, ¿de aquella vecina insoportable…?

Alguna vez te has preguntado de donde vienen tus creencias… ¿qué crees que es bueno? ¿por qué te sientes culpable? ¿en qué consiste tener éxito? ¿qué es para tí la felicidad? ¿debes disfrutar o sacrificarte? ¿hormiga o cigarra…?

Y siguiendo con los insectos voy a poner un ejemplo: durante unos 30 años he sufrido lo que se conoce como fobia a las cucarachas… sí, ya sé, es algo común eso de no sentir mucho cariño por semejantes bichos, pero lo mío era tremendo… sudor frío, palpitaciones, temblores… he llegado a dormir en el coche por no atravesar el garaje en el que había una o dos cucarachas en el suelo… heavy ¿verdad?

Pues bien, mis creencias eran las siguietes: “Laura, eres una cobarde, tienes miedo, no puedes controlarlo, no eres capaz de enfrentarte a un par de bichos de 2 cms, necesitas alguien a tu lado que sea valiente y las quite de tu caminos, si no eres capaz de enfrentarte a esto ¿cómo vas a enfrentarte a la vida?”… Y así, con “lindezas” de ese tipo, las noches de verano esperaba encontrar cucarachas en el garaje, lo que acabó provocando que evitara llegar de madrugada para no tener que enfrentarme a ellas: mis creencias, valores y expectativas alteraban claramente mi conducta…

Conocer las herramientas de la PNL me ha permitido conseguir que todo eso cambie, y después de 30 años, he dejado de padecer esa fobia (gracias inmensas a Félix, Malena, y, por supuesto, a Gustavo, Techu y  todos mis compañeros de IPH).

Desde hace unos meses he logrado cambiar mis creencias, mi comportamiento e incluso la respuesta inconsciente de mi cuerpo (ya no hay sudor, ni temblor, ni carne de gallina). Y esta noche acabo de llegar a casa y había un par de cucarachas en el garaje. Las he visto y he sonreído, sabiéndome dueña de la respuesta de mi cuerpo. He bajado del coche, me he agachado junto a ellas, las he mirado a la cara y… las he hecho una tremenda pedorreta. Estoy muy satisfecha de haberme liberado de mi miedo y me siento mucho más yo, mucho más auténtica… mucho más Laura que antes.

Quería compartirlo con vosotros porque, desde mi punto de vista, todos somos capaces de vencer nuestros miedos para dejar de limitarnos, para crecer. Vivimos en constante cambio, en evolución, y de nosotros depende ser quien realmente queremos ser por encima de nuestras creencias limitantes. Somos aquello que creemos ser, aquello que nos representamos a nosotros mismos tras ejecutar nuestros filtros. Como dijo Henry Ford “Tanto si crees que puedes conseguirlo como si crees que no puedes, tienes razón”. Es así de facil, sólo tienes que decidir si crees que puedes o si crees que no. Y acabo con otra frase que acabo de encontrarme en Facebook compartida por Mónica GB, coach con quien tuve el placer de coincidir en la formación en PNL:

“Si no quieres correr riesgos en la vida, ya has decidido que no deseas crecer”. Shirley Hufstedler.

Pues eso… buen fin de semana.

La felicidad

La felicidad

A Emilio Duró le definen como “el gurú de la felicidad”. A mí sus palabras, siempre rápidas y seguras, suelen hacerme sentir muy bien, por eso de vez en cuando le busco en You Tube con el fin de recargar el nivel de optimismo de mis baterias.

Al final de este texto tienes el video que acabo de ver. Se trata de una entrevista en el programa de Jesús Quintero “El loco soy yo”. Si aún no la has visto tienes dos opciones:

  1. Pasar de largo y no dar al play: tú sabrás dónde se encuentra la curiosidad que te empuja a asomarte a una puerta entreabierta
  2. Dar al play y escuchar su teoria: desde mi punto de vista la opción más inteligente porque, como dice el propio Duró, la gente que no sigue buscando respuestas no es inteligente… la inteligencia es la duda.

Antes de llegar al vídeo te dejo, a modo de breves pinceladas, algunas de sus palabras:

  • Ojalá nunca cumplas tus sueños… para disfrutar de seguir teniéndolos.
  • Fíate de tu intuición: si estás aquí es porque un montón de antepasados  (somos los descendientes de los más “malos”) sobrevivieron a sus semejantes gracias a ella.
  • Las personas no tenemos que ser como somos, sino como debemos ser.
  • Tú eres lo que piensas ahora, si mañana piensas otra cosa, eso serás mañana.
  • Antes nuestros padres nos dejaban tierras (terratenientes), después capital (capitalismo), el futuro, sin embargo, es del talento.
  • No trabajes para una persona triste… las emociones se contagian….

Y mi preferida :

  • No he visto nunca a nadie que se dedique a ayudar a los demás que no sea feliz y no he visto a nadie que sea egoísta que sea feliz.

Además habla de cuerpo, de alma, de emociones… del sentido de la vida… Venga… ¡dale al play!

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=_VQd7yxRD_0?feature=player_embedded]